El juego como medio de aprendizaje

El juego como medio de aprendizaje

#KAMBALACHEDATO


Los primeros años de la infancia comprendidos entre la concepción hasta los ocho años aproximadamente son el período más importante de desarrollo humano, ya que durante esta etapa los niños desarrollan la mayor parte de sus competencias lingüísticas, motoras, cognitivas, sociales y emocionales.

El Juego tiene un rol esencial y necesario durante este periodo de tiempo. Los niños cuando juegan no son conscientes de su aprendizaje, los niños no dicen “voy a jugar a esto porque me va a permitir aprender ciertas herramientas”, pero sin saberlo su juego crea impresionantes oportunidades de aprendizaje en todas las áreas del desarrollo, además de crear conexiones neuronales a una velocidad que en otras etapas nunca se igualará.

A través de una mirada general el juego permite satisfacer una necesidad básica humana que es expresar la propia imaginación, curiosidad y creatividad. Vivimos en un mundo basado en el conocimiento y estos son recursos indispensables que ayudarán a los niños a desarrollar y utilizar su capacidad innovadora e imaginativa.

Mediante el juego, los niños (y por supuesto las personas en edades adultas también) pueden aprender y desarrollar las siguientes habilidades:

Habilidades Lingüísticas: A través del seguimiento de instrucciones (“pásame la pelota que está arriba de la mesa”), de la identificación de elementos y categorías semánticas (frutas, verduras, animales, figuras geométricas), o a través del juego simbólico, se puede potenciar el lenguaje de los niños de una manera natural y amigable.

Habilidades Sociales: Mediante la toma de turnos para ocupar un juguete, elegir quién liderará el juego o mientras se ponen de acuerdo sobre que pueden armar con cierto material.

Habilidades Cognitivas: al momento de crear juegos donde tengan que utilizar piezas más pequeñas cuando se les acabaron las más grandes o cuando tienen que recordar secuencias o elementos.

Habilidades Matemáticas: jugando con figuras geométricas y aprendiendo en el proceso que dos cuadrados pueden formar un rectángulo, por ejemplo. Además, mediante los juegos de seguimiento de instrucciones como “un paso adelante, dos pasos atrás, salto” aprenden elementos espaciales.

Competencias Emocionales: ya que mediante el juego aprenden a forjar vínculos con los demás, compartir, negociar, resolver conflictos y además reafirman su capacidad de autonomía.

"Es importante siempre recordar que el juego es un ejercicio provechoso que invita a la participación activa y social, pero por sobre todo que es un momento divertido y nos permite crear lazos y vínculos con las personas y el mundo que nos rodea."

Ingrid Cazabon
Fonoaudiologa
Partner Kambalache