Halloween: Los efectos del azúcar en nuestros peques

Este jueves las calles se repletarán de niños disfrazados buscando dulces casa por casa. Pero, ¿qué dicen los especialistas? Los menores no deben consumir azúcar. 
Las razones de esta drástica premisa, te las contamos en este primer #Kambalachedato. 

Las bolsas llenas de dulces son una de las tradiciones más esperadas de Halloween por los niños. No obstante, el alto consumo de azúcar durante esta fecha puede favorecer el desarrollo de diferentes malestares, tanto a corto como a largo plazo. 
 
Y es que el niño tendrá una sensación de saciedad y no querrá comer sus alimentos cotidianos, saltándose horarios de comida y rechazando nutrientes importantes para su crecimiento, advierten los médicos. 

El problema está en que esta sensación de saciedad dura un tiempo corto y limitado, por lo cual el deseo de seguir comiendo dulces aumenta y caerá en un círculo continuo de ingesta de azúcar. El dolor abdominal por la gran cantidad de golosinas será inevitable. 

A largo plazo, el consumo constante de azúcar genera sobrepeso, obesidad y una dependencia por comer elementos dulces, sobre todo para calmar la ansiedad, desarrollando una necesidad permanente. 

¿Cómo reducir entonces el consumo de azúcar? 

  • No olvides que somos los padres quienes decidimos qué comen nuestros hijos.

  • No agregues azúcar a la leche, los postres y las colaciones. 

  • Si se sirven postre, debe ser fruta natural. 

  • No des agua con azúcar a los bebés para que dejen de llorar. 

  • Evita las golosinas. Es preferible un fruto seco o alimentos deshidratados. 

  • Hidratar constantemente con agua o infusiones. No jugos con azúcar.